sábado, 19 de mayo de 2012

1 CARTA DE PEDRO. ALERTA EN LA PERSECUCIÓN. 5,8-14.


                    8Despejaos, espabilaos, que vuestro adversario el diablo, rugiendo como un león, ronda buscando a quien tragarse. Hacedle frente firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos en el mundo entero están pasando por idénticos sufrimientos. 10Tras un breve padecer, Dios, que es todo gracia y que os llamó por el Mesías a su eterna gloria, él en persona os restablecerá, afianzará, robustecerá y dará estabilidad.
                    11Suyo es el dominio por los siglos. Amén.
                    12Por mano de Silvano, hermano de toda confianza -que por tal lo tengo-, os he escrito esta breve carta para exhortaros y confirmaros que ésta es la verdadera gracia de Dios: apoyaos en ella.
                    13Os manda recuerdos, la que está en Babilonia, elegida como vosotros, y en particular mi hijo Marcos. 14Saludaos unos a otros con el beso fraterno. Paz a todos vosotros los cristianos.

EXPLICACIÓN.

8-14.                El diablo, adversario de la comunidad, representa a los perseguidores. Vigilancia para no ceder a las tentaciones que ofrece la sociedad. La fe o adhesión a Jesús es el arma defensiva de los cristianos. El fin de la carta recuerda su principio (1,6). Contraste entre la brevedad del padecer y la gloria futura (8-10). Silvano, amanuense (cf. 1 Tes 1,1; 2 Tes 1,1). Despedida desde Roma (Babilonia). Para Marcos, cf. Hch 12,12.25; 13,5.13; 15,37.39. Saludos de una comunidad a otra (cf. 2 Jn 1,13). Para el beso, cf. Rom 16,16

1 CARTA DE PEDRO. PRESBÍTEROS Y COMUNIDAD. 5,1-7.


5              1 Me dirijo a los responsables de vuestras comunidades, yo, responsable como ellos, que fui testigo de la pasión del Mesías y experimenté la gloria que va a revelarse: 2cuidad del rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, mirad por él, no por obligación, sino de buena gana, como Dios quiere; tampoco por sacar dinero, sino con entusiasmo; 3no tiranizando a los que os han confiado, sino haciéndoos modelos del rebaño. 4Así, cuando aparezca el supremo Pastor, recibiréis la corona perenne de la gloria.
                   5Respecto a los jóvenes: poneos a disposición de las personas de edad.
Y todos, en el trato mutuo, forraos bien de humildad, porque «Dios se enfrenta con los arrogantes, pero concede gracia a los humildes» (Prov 3,34). 6Por eso haceos humildes, para estar bajo la mano poderosa de Dios, que él a su tiempo os levantará; 7 descargad en Dios todo agobio, que a él le interesa vuestro bien.

EXPLICACIÓN.

1-7.              Corrige el autoritarismo y la codicia de ciertos líderes de la comunidad (para los responsables, cf. 1 Tim 5,17). La disponibilidad de los jóvenes respecto a los ancianos, acostumbrada en toda sociedad, es sólo un ejemplo de la humildad que ha de caracterizar el trato de unos con otros dentro de la comunidad. El autor apoya esta actitud citando Prov 3,34 (5). 

1 CARTA DE PEDRO. III. AVISOS VARIOS. ALEGRÍA EN LA PERSECUCIÓN. 4,12-19.


                   12Amigos míos, no os extrañéis del fuego que ha prendido ahí para poneros a prueba, como si os ocurriera algo extraño. 13 Al contrario, estad alegres en proporción a los sufrimientos que' compartís con el Mesías; así también cuando se revele su gloria, desbordaréis de alegría. 14Si os escarnecen por ser cristianos, dichosos vosotros; eso indica que el Espíritu de la gloria, que es el de Dios, reposa sobre vosotros. 15Que a ninguno de vosotros lo castiguen por ladrón, homicida o malhechor, ni tampoco por meterse en asuntos ajenos. 16Pero si sufre por ser cristiano, no tiene por qué avergonzarse; que alabe a Dios por el nombre que lleva. 17Es que ha llegado el momento del juicio y está empezando por el templo de Dios. Si lo nuestro es el principio, ¿cuál será el final con los que se rebelan contra la buena noticia de Dios? 18Si el justo a duras penas se salva, ¿qué va a ser del impío y pecador? 19Conclusión: los que padecen según ese designio de Dios, que practiquen el bien, poniéndose así en manos del Creador, que es fiel.

EXPLICACIÓN.

12-19.              Nueva alusión a la persecución local (cf. 1,6-11) (12). Anima a soportar la prueba, porque ésta hace participar de los sufrimientos del Mesías Jesús (13).  La persecución, señal de que el Espíritu está con ellos, es decir, de que Dios aprueba su proceder (14); es una gloria para el cristiano (15-16) y actualiza el juicio de Dios. Interpretación teológica en términos del A T: Dios está purificando su templo y empieza por los consagrados a él (17). Cita Prov 11,31 sólo para deducir la suerte de los malvados (18; cf. 1,9). La dificultad no interrumpe la actividad cristiana (19). 

1 CARTA DE PEDRO. CONDUCTA CRISTIANA. 4,7-11.


                 7 Además, el final de todo está cerca; por tanto, calma y sobriedad para poder orar. 8Sobre todo, mantened en tensión el amor mutuo, que el amor sepulta un sinfín de pecados. 9Practicad la hospitalidad unos con otros sin refunfuñar. 10Las dotes que cada uno ha recibido úselas para servir a los demás, como buenos administradores de la múltiple gracia de Dios. 11Quien habla, sea portavoz de Dios; quien se dedica al servicio, hágalo con las fuerzas que Dios le da. De modo que sea en lo que sea, Dios reciba gloria por medio de Jesús Mesías, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

EXPLICACIÓN.

7-11.           Persuasión de la proximidad del fin (7). Conducta cristiana ante esa expectación: paz y oración; sobre todo, amor mutuo, mostrado en el servicio recíproco. El amor sepulta un sinfín de pecados (8), cf. Prov 10,12. El autor traza los rasgos de una comunidad cristiana; hospitalidad (9), cf, Rom 12,13; las dotes, etc, (10), cf. 1 Cor 12; administradores, cf. 1 Cor 4,ls; Tic 1,7; uso de los carismas (11), cf. Rom 12,3-8. Doxología, cf. Rom 16,27; Jds 25. 

1 CARTA DE PEDRO. LA OPOSICIÓN DEL MUNDO. 3,13-4,6.


                      13y además, ¿quién podrá haceros daño si os dais con empeño a lo bueno? 14Pero aun suponiendo que tuvierais que sufrir por ser honrados, dichosos vosotros. No les tengáis miedo ni os asustéis; 15en lugar de eso, en vuestro corazón reconoced al Mesías como a Señor, dispuestos siempre a dar razón de vuestra esperanza a todo el que os pida una explicación, 16pero con buenos modos y respeto y teniendo la conciencia limpia. Así, ya que os difaman,
los que denigran vuestra buena conducta cristiana quedarán en mal lugar. 17Más valdría padecer porque uno hace el bien, si tal fuera el designio de Dios, que por hacer el mal.
                   18Porque también el Mesías sufrió una vez por los pecados, el inocente por los culpables, para llevamos a Dios; sufrió la muerte en su cuerpo, pero recibió vida en su espíritu. 19Fue entonces cuando proclamó la victoria incluso a los espíritus encarcelados 20que antiguamente fueron rebeldes, cuando en tiempo de Noé la paciencia de Dios aguardaba mientras se construía el arca; en ella unos pocos, ocho personas, se salvaron por en medio del agua, 21a la que corresponde el bautismo que ahora os salva: no el hecho de quitarse una suciedad corporal, sino el compromiso con Dios de una conciencia honrada, fundado en la resurrección de Jesús el Mesías, 22a quien sometieron ángeles, autoridades y poderes, llegó al cielo y está a la derecha de Dios.        
4      1Por tanto, dado que el Mesías sufrió en su carne mortal, armaos también vosotros del mismo principio: que uno que ha sufrido en su carne ha roto con el pecado, 2para vivir el resto de sus días guiado por la voluntad de Dios, no por deseos humanos. 3Bastante tiempo pasasteis ya viviendo en plan pagano, dados como estabais a libertinajes y vicios, crápulas, comilonas, borracheras y nefandas idolatrías. 4 Ahora, cuando no acudís con ellos al consabido derroche de inmoralidad, se extrañan y os insultan; 5ya darán cuenta al que está preparado para juzgar a vivos y muertos. 6¿Para qué, si no, se dio la buena noticia a los que han muerto? Para que después de haber recibido en su carne mortal la sentencia común a todos los hombres, viviesen por el Espíritu con la vida de Dios.

EXPLICACIÓN.

3,13-4,6.        Pregunta inicial inspirada en Is 50,9 (13). El cristiano sigue su ideal previendo la oposición de! mundo presente (dichosos, cf. Mt 5,10), teniendo por Señor sólo al Mesías. Aun en medio de la persecución, el cristiano, si se le pregunta, ha de favorecer e! diálogo; las dificultades y las calumnias no han de ser pretexto para dejar de hacer el bien (14-17).

                   También Jesús sufrió la contradicción y la muerte en vista del bien de los hombres, pero la vida venció a la muerte (18). El autor usa un lenguaje mítico para describir la victoria de Jesús sobre la muerte: los espíritus encarcelados, los que corrompieron a la humanidad antes del diluvio; Noé no fue corrompido y se salvó de la catástrofe; lo sucedido con él fue figura de lo que sucede en e! bautismo. Éste es un compromiso de seguir a Jesús en su antagonismo con el mundo injusto, con la seguridad de la victoria (ángeles, etc., continúan la figura de los espíritus del tiempo de Noé; cf. Rom 8,38; Ef 1,21; Col 2,10; Sal 8,7) y la esperanza de la resurrección (18-22).

                  De nuevo e! tema de la persecución (4,1-6). El sufrimiento de Jesús es una ayuda para los cristianos; además, la persecución confirma la opción del bautismo y hace más radical la ruptura con e! mundo injusto (1-2). Renunciar a la conducta pagana y al egoísmo de la inmoralidad (3). Los paganos pueden ridiculizarlos, pensando de qué le sirve al cristiano vivir honradamente y aceptar la persecución, si al fin y al cabo va a morir como los demás (4-5). Pero los que han muerto como todos, tienen sin embargo vida por el mensaje que escucharon y siguieron (6). 

1 CARTA DE PEDRO. COMUNIDAD CRISTIANA. 3,8-12.


                 8En fin, tened todos la misma actitud y sed compasivos, con afecto de hermanos, buen corazón y humildad. 9No devolváis mal por mal ni insulto por insulto; al contrario, responded con bendiciones, pues a esto os llamaron: a heredar una bendición. 10Porque «si uno ama la vida y quiere ver días felices, refrene su lengua del mal y sus labios de la falsedad; 11 apártese del mal y obre el bien, busque la paz y corra tras ella», l2pues «los ojos del Señor se fijan en los justos y sus oídos atienden a sus ruegos; pero el Señor hace frente a los que practican el mal» (Sal 34,13-17).

EXPLICACIÓN.

8-12. En la comunidad: buenas disposiciones mutuas, que crean la unión; humildad, cf. Prov 29,23. Perdón fácil. No devolver mal por mal, cf. 1 Tes 5,15; Rom 12,17. Responded con bendiciones, cf. Mt 5,43-48; Lc 6,27s (8-9). Cita de Sal 34,13-17